Reiki

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en el nivel físico, emocional, mental y espiritual.

Actúa en profundidad , permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado, ayudando al crecimiento personal y la expansión de nuestra conciencia.

La terapia Reiki pueden recibirla todos los seres humanos (adultos sanos, enfermos, embarazadas, niños y bebés), incluso también los animales y las plantas.
Es una terapia complementaria a la medicina convencional y terapias psicológicas.

El Reiki, ha sido oficialmente reconocido y recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS – WHO) por sus resultados positivos, por ejemplo, es altamente recomendable una sesión de Reiki antes y/o después de una operación.

El Reiki se puede utilizar para:

  • Liberar emociones reprimidas.
  • Aumentar el nivel energético, proporcionando vitalidad física y anímica.
  • En la mayoría de los casos Reiki aumenta los efectos del tratamiento médico cuando se usa en unión con él, nunca reemplazando a éste.
  • Provocar un estado de relajación reduciendo o eliminando la ansiedad.
  • Aliviar el sufrimiento así sea físico, emocional, mental o espiritual.
  • Ayuda a eliminar el estrés diario al que somos sometidos por las exigencias de la vida actual.
  • Migrañas, depresión, dolores menstruales, estreñimiento.
  • Ayuda a limpiar el organismo y la mente de todo tipo de toxinas.
  • En el caso de pacientes en fase terminal.
  • Embarazo y post parto.
  • Facilitar el sueño y disminuir el abatimiento.
  • Trastornos alimentarios (bulimia y anorexia).
  • Para acceder a Reiki no hace falta estar enfermo, cualquier persona que siente que «hay algo más» y no sabe qué, y no le encuentra mucho sentido a las cosas que hace en su vida cotidiana, puede encontrar su razón de ser y estar en esta vida a través del Reiki.

Sesiones: 4 sesiones, una cada 7 días
Duración: 60 minutos